sábado, 12 de octubre de 2013

Será que...

¿Será que lo hacés a propósito? Te encanta recordarme que un pequeño rincón de mi corazón aún te pertenece. Y cada día que te escucho, mi mente vuelve a preguntarse qué habría sucedido si mi destino hubiese sido distinto, si hubiera esperado a llegar a fin de mes. 

 El rival más difícil está en mi cabeza y hasta ahora viene ganando la guerra.

7 comentarios:

  1. mmmm.... el arrepentimiento esta tocando tan fuerte tu puerta, que corres el riesgo de quedarte sorda... si algo aun se puede hacer, hazlo y deja de imaginar... tal vez no entienda bien tus palabras, pero es lo que se me ocurrió decir cuando mis ojos leyeron guerra.

    ResponderEliminar
  2. Hola! He encontrado tu blog y tu entrada me ha parecido interesante y muy bien escrita, si te quieres pasar por mi blog y nos seguimos :)
    Un saludo! ��

    ResponderEliminar
  3. Muchas personas creen que es el destino quien nos lleva a actuar de un modo determinado, otras solo creen que es la casualidad. En mi opinión hay cosas que deben pasar, en un momento u otro, y que solo nos traen cosas buenas, aunque sea en un futuro.

    ¡Un besín!

    ResponderEliminar
  4. Yo al rival de mi cabeza le llevo comida y café cada día.. se está mal acostumbrando...

    ResponderEliminar
  5. El rival es la cabeza pero la estrategia está en el corazón. Escúchalo ;)

    ResponderEliminar
  6. La cabeza... Mi mayor enemigo cuando me quiere recordar todo lo que he hecho mal y lo que no deberia haber hecho... No le dejes ganar, ánimo! Un beso, gracias por pasarte

    ResponderEliminar
  7. Hay que aprender a convivir con él, con los trocitos de corazón inconexos, porque al final son más numerosos, pero también más pequeños

    ResponderEliminar