miércoles, 13 de marzo de 2013

Francesco I

Hace un tiempo que venía en un crescendo de felicidad, de optimismo, de mejoría interna y externa. El mundo comenzaba a encajar a mi alrededor y yo a funcionar como uno de sus pequeños pero indispensables engranajes. Las sonrisas costaban menos, las palabras dulces también. El amor crecía y crecía, hasta el punto de querer desbordarse de mí porque ya no había más lugar donde guardarlo.

Venía pensando hoy en el colectivo sobre quién sería el nuevo Papa, en lo raro que sería tener a un "desconocido" después de haberle cogido tanto cariño a Benedicto XVI. Pero entonces, no fue más que llegar, encender el ordenador y encontrarme un mensaje con una nota del periódico que te proclamaba a vos como el mensajero de Dios en la tierra. 

Al principio no lo creía, me pareció que debía haber algo raro, que tan sólo se trataba de una apuesta de si podías quedar o no. Pero entonces me di cuenta que era real, aunque la realidad se hubiese convertido en una completa fantasía para mi cerebro. Vos, nuestro querido Bergo, que tantos argentinos tuvimos la oportunidad de tener al lado, de poder escuchar tus palabras y acompañar tus sonrisas con las nuestras. ¡El nuevo Papa! 

No sé de dónde venía tanta felicidad ni tanta emoción en aquel momento, pero las lágrimas querían explotar con tanta fuerza de mis ojos que era imposible que cayera una sola gota. Subí corriendo las escaleras yendo a buscar no sé qué tontería, inmersa en ese ensueño extraño del que aún no salgo. Encendí la luz de mi cuarto y nomás al ver aquel crucifijo colgando sentí una inmensa necesidad de postrarme ante él que no tardé en cumplir. Recé y agradecí, sin poder siquiera formular una sola frase coherente. ¡Era todo tan... tan... increíble! 

Supongo que en medio de mi balance personal, venía esperando una señal que me indicara que todo iba bien, que estaba en el camino correcto. Y es tan raro, porque ahora siento que todo tiene sentido y a la vez carece absolutamente de él. Pero la felicidad no me abandona. Las ganas de salir a gritarle al mundo que te quiero, que los quiero, que todo es amor, azúcar, flores y muchos colores. Que si vos te convertiste en el primer Papa latinoamericano, es porque algo está cambiando. Quiero que entiendan que de verdad sos humilde, que no están en vos los aires de grandeza, que te gusta viajar en subte y en bondi, que sos hincha de San Lorenzo, que estudiaste en un colegio público, que tu vocación está al lado de los pobres. Pero la mayoría no lo va a entender, no van a poder comprender que quizás extrañes mucho tu vida tranquila de siempre, aún cuando ahora estés "nadando en oro" acorde al verso popular.

El camino va a ser muy difícil, pero los que te queremos y creemos en vos vamos a estar ahí acompañándote. Especialmente los jóvenes. Porque somos la juventud del Papa, caramba. Y eso no hay nadie que nos lo quite. Gracias, Panchito, por ser aquello que tanto necesitaba nuestra Iglesia.

12 comentarios:

  1. Muy lindo lo que dijiste. Tenés mucha razón. Por todo lo que escuché, este Papa de nuestro país es muy correcto. Me gusta eso. Que se le pueda dar más énfacis a lo primordial. Aparte, como bien vos dijiste; la sencillez que tiene es maravillosa. Cuando una persona es así; ni siquiera todo el oro del mundo puede cambiarla. Muy linda la entrada.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Hola, ¿Cómo estás?.

    Soy yo de nuevo. Te deje un premio en mi blog. Es parte de una cadena, y quise elegirte. Es un poco largo, asi que si no tenes tiempo de responder las preguntas no hay problema. Es un premio a la amistad, así que va de corazón.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. No creo en Dios, ni en la iglesia, ni en absolutamente nada. Creo que jamás recé en mi vida, pero de todas formas está bueno que el Papa sea argentino. Como que nos da un poco más de orgullo jajajaja.
    Como dijo aquél periodista, tenemos una reina en Holanda, un Papa en el Vaticano, Messi en Barcelona, Maradona en Dubai...nos falta un presidente en Estados Unidos y ganamos el TEG. Jajajajaj, un beso enorme.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, yo soy atea y todo eso, pero cuando supe que el papa era Argentino, me quede ''LEO MESSI!! jajajajaja

    besos^^

    ResponderEliminar
  5. No sabía que fueras religiosa. Yo la verdad es que no creo que vaya a haber un Papa como Juan Pablo II, y no lo digo porque le conozca o porque esté muy puesta en temas de Iglesia, pero creo que gustaba a mucha gente, la situación de la Iglesia era mejor que ahora, que todo son críticas, etc. A este le costará más llegar a las personas por el rechazo que ya existe hacia todo esto, pero fijo que es más majis que Benedicto.

    ResponderEliminar
  6. Qué pasión la tuya. Estoy de acuerdo con Cé. Mejor que Benedicto será, aunque lo tiene crudo por cómo están ahora las cosas...

    ResponderEliminar
  7. NO SABRÍA QUE COMENTAR. NO SOY RELIGIOSO. DE TODAS FORMAS VENGO A DEJARTE MIS SALUDOS.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  8. Para mi fue una alegria enterarme de que el papa sería Bergoglio, como argentina estoy orgullosa de que alguien tan humilde y servicial nos represente
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Se le ve una persona amable, humilde, y, sobre todo, que no busca el dinero en toda esa grandeza.
    Yo si soy religiosa, admiro todo lo que dices.
    Un beso :)

    ResponderEliminar
  10. Hola!! Quizas tu blog no sea mucho de estas cosas, pero igualmente lo mereces!! Aquí te dejo una pequeña sorpresa ;):

    http://docecuarentaycincopm.blogspot.com/2013/03/dia-244-mi-ultimo-intercambio-pendiente.html?m=1

    Un beso enorme y FELIZ DÍA!!

    ResponderEliminar
  11. soy budista. No opino al respecto.

    besos

    ResponderEliminar