martes, 8 de enero de 2013

La primavera dura un segundo

"Estaba pensando en vos estando alegre y mi corazón empezó a latir más fuerte."

Ni siquiera los ocho mil kilómetros de distancia que nos separan pudieron evitar que escuchara tus labios pronunciándolo, con el suave badum badum -como te gusta llamarlo- de tu corazón marcando el ritmo de tus palabras. Tampoco impidieron que corrieras más de veinte cuadras para regresar al hotel por miedo de que me fuera a dormir sin que antes pudieras despedirte.

Supongo que de estas cosas hablan los que hablan de amor. Pero soy demasiado egoísta, y a veces me olvido esos versículos de Corintios que tan bien lo describen, que tan bien te describen. Jugamos a ser parecidos, pero en esencia, somos antagonismo puro. Nos peleamos más veces de las que puedo recordar, sin embargo, fueron más las ocasiones en las que prácticamente te obligué a pedirme disculpas que las que me fallaste. A veces, creo que no te merezco, que mis miserias son demasiadas como para que alguien como vos deba soportarlas. No miento si digo que me gané el Gordo de Navidad al conocerte, incluso en el sentido literal de la palabra, que algunos kilos demás hay por ahí. Pero más allá de eso, sos la calma para mis miedos, el perdón para mis pecados, el cuenco para juntar mis lágrimas, la paciencia para calmar mi histeria, mi escondite, mi clave de sol, mi reloj de pulsera...

Y así como canta Sabina, quise escribirte la canción más hermosa del mundo. O al menos, como dice La Oreja de Van Gogh, capturar nuestra historia tan sólo un segundo. Porque la vida se pasa demasiado rápido, los días y los meses también. Y tengo miedo de que el tiempo se escurra entre mis dedos y cuando quiera acordarme, ya no estés. 



Aún habiéndose borrado la entrada, creo haberla escrito casi idéntica (salvo unos agregados a último momento) a la original. Quizás ayudó que te quiero mucho. O tal vez, es que este loco de poco se olvida, por mucho que pasen los años de largo en su vida. Hoy me siento musical. 

6 comentarios:

  1. O un letargo de azul, un eclipse de mar... Como diría Juan luis Guerra. Es bello sentir algo así. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Qué hermoso tener un amor así!
    Amo tu blog ♥ me encanta como escribís, y como citás a tantos genios! Obvio que te sigo.
    Gracias por visitar el mío! Te espero de vuelta.
    Nos estamos leyendo ;)
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Es muy bonito, precioso!! me encanta (por no decir todo) la forma en que rebelas poco a poco las secuencias de escenas, no se si me explico, de todos modos, que me derrito leyéndote :D gracias por pasarte, si no tienes inconveniente pásate por mi otro blog y opinas un beso linda!
    http://lanochedeela.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  4. Cómo me gusta Yan Tierssen y tú hablando de amor.
    Pd. "La playa". Sólo la has mencionado y me ha traído tan buenos recuerdos...

    ResponderEliminar
  5. Te felicito por el texto, la verdad tenés una forma atrapante de contar las cosas, cada vez vas revelando más :)
    Un besito, y gracias por tus originales comentarios!!!

    ResponderEliminar
  6. Me ha encantado el texto, escribes muy bien. Te he dejado un premio en mi blog. Saludos

    ResponderEliminar