domingo, 13 de enero de 2013

Cráteres morales

No sabía valorarse. Acostumbraba a ser un mero juguete en manos de los demás. Su cuerpo era simplemente un objeto con el que los demás podían divertirse. No le gustaba vivir así, pero tampoco conocía otra manera. Hasta que un día, se dijo que -llegado el momento- el chico ideal tampoco la querría si ella era así. E hizo una promesa. Más a sí misma que a alguien más. No volvería a tocar otros labios, jamás. No hasta que llegara él; el indicado. Entonces, daría su último primer beso.


8 comentarios:

  1. Su ultimo primer beso...
    Waa, que lindo >_<
    Gracias por pasar y seguir mi historia.
    Saludos!!


    Desde la oscuridad. Honey Minage.

    ResponderEliminar
  2. ¿Y cómo saberlo? Tendrá que seguir besando, probando labios, hasta encontrarlo.

    Un besazo, bella.

    ResponderEliminar
  3. Cuando es el indicado se sabe. Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Qué ternura, me encantó porque esa es la realidad de muchas chicas, un beso enorme :)

    ResponderEliminar
  5. ¡Que ricura! La verdad es que siempre me ha inquietado eso del "último primer beso", el verdadero, y a quién seré capaz de dárselo. Me parece una idea muy tierna.

    Y es verdad, algunas personas deberían valorarse a si mismas, porque valen mucho más de lo que creen :)

    ResponderEliminar
  6. Bonito y, por desgracia, lo entiendo más de lo que me gustaría :S Decididamente, mucha gente no se valora lo suficiente y otra tanta se valora demasiado para lo poco que vale, pero, enfin, cosas de la vida. Me encantó, sobre todo el "último primer beso" :)

    ResponderEliminar