viernes, 20 de julio de 2012

Caos

A veces me pregunto si hice bien en rehusarme a seguir mis sueños. Creo que algo mal hice en el proceso de construcción de mi vida. Sino, no me encontraría tan mal en estos momentos. ¿Elegí la carrera equivocada? ¿Mi vocación no era la escogida? ¿Por qué comenzar un noviazgo en lugar de disfrutar de la vida? Miles de preguntas sin respuesta, decisiones aparentemente mal tomadas cuyo único móvil fue el miedo y su producto hoy es la tristeza.

Hoy leía sobre que la libertad no es elegir siempre y en todo momento lo que yo quiero, sino aprender a aceptar con alegría lo que me toca. ¿Es esto lo que me toca? ¿Un cajón de sueños rotos y esperanzas vanas acerca de cosas que jamás se van a cumplir? Si es así, me resultaría difícil, por no decir imposible, llegar a admitirlo algún día con complacencia como una parte inherente de mi vida.

No entiendo qué hice para merecer la carga que llevo hoy encima -que sin dudas está lejos de ser ligeramente pesada- ni por qué me duele tanto lidiar con ella. Pero tampoco comprendo por qué no debería merecerla. Estoy en una dualidad extraña, constante, entre lo que soy realmente y lo que me gustaría llegar a ser. Pero ese ideal está tan lejos de mí, en todos los sentidos, que temo no lograr nunca siquiera a asemejarme a él. 

Nadie sospecha la complejidad de los problemas que me acechan ni creo que alguna vez pueda hacerlo. Las versiones que cuento o que comprenden son siempre incompletas. Al fin y al cabo, vivo intentando disimular el extraño mundo que tengo dentro poniendo mi mejor rostro al resto. Pero ya estoy harta de ponerle una sonrisa al mundo, mientras siento que en mi interior todo se desmorona.


10 comentarios:

  1. Cada cuál puede ser lo que quiera, tal vez tu problema es que no sabes como desligarte de lo que has llegado a ser con el paso del tiempo..

    ResponderEliminar
  2. Creo que si siempre has elegido lo que creías que era lo mejor, no tienes de qué arrepentirte. Equivocarse es de humanos y como me enseñó Batman begins, - Señor, ¿para qué nos caemos? - Para aprender a levantarnos.

    ResponderEliminar
  3. Oh mi dios! hace un año me pasaba LO MISMO. Y acá estoy. Le encontré otro rumbo a mi carrera (un posgrado) y en cuanto al noviazgo que en aquel entonces había comenzado, se terminó. Pero por decisión mía y por miles de razones...había confundido mis sentimientos, cuando en realidad yo sólo lo quería como amigo, me di cuenta que no estaba preparada para ese tipo de compromisos y que no era oportuno, etc. El tiempo me hizo ver cosas y las señales que pude atrapar me hicieron dar cuenta de otras...
    Lo mejor es poder darse cuenta de las cosas y cuestionarse a uno mismo, en lugar de seguir por inercia, como me ha pasado. Suerte!! y estoy segura que todo aquello que quieras ser ya lo empezaste a ser por el hecho de pensarlo y quererlo :) Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Holaaa!
    es la primera vez que paso por tu blog, he leido tu comentario y he visto que me sigues, asi que he intentado no tardar para pasar por tu blog.
    Entiendo perfectamente lo que quieres decir, porque en parte me siento identificada...
    Vamos a ver, tu por lo que dices, se supone que te conoces a ti misma, pero sabes que hay cosas que te gustaria cambiar o mejorar, el problema es que sabes que puedes hacerlo pero no te ves haciendolo. A veces son cosas que cuando damos el paso nos da miedo que el cambio sea demasiado grande, o que nos vaya mal, pero tienes que ser optimista y pensar que puede ir bien, y que si no es asi, acabara llendo bien, porque pondras todo tu empeño en salir de ahi, pero es tu decision, y sera luchar por lo que realmente quieres. Te entiendo, paso por algo parecido, a veces tambien nos pasa que no sabemos si despues de dar ese paso, tendremos a alguien a nuestro lado, o nadie nos apoye, ese es otro gran miedo.
    De donde eres? Pero siempre podras deshaogarte, y nosotras intentar darte nuestro mejor consejo.
    Muchisimo animo y muchisima suerte, publica pronto para saber que tal van las cosas. Nos leemos, un saludo!

    ResponderEliminar
  5. Si tomaste una elección estoy segura de que era la adecuada. Te arriesgaste, y, si en un momento te pareció bien, no tienes porque arrepentirte ahora.
    La verdad es que te entiendo, yo he tenido que tomar la decisión de elegir una carrera, si mudarme o no.. y son decisiones duras, que supongo que nunca sabes si son acertadas, pero me alegra saber, que si tu no te equivocaste, yo tampoco tengo porque hacerlo.

    ResponderEliminar
  6. Me encanta tu perfil: conciso, intenso y tiernamente descriptivo. Bien!
    Gracias por tus palabras y un gran abrazo desde Madrid.

    ResponderEliminar
  7. A todos nos ha pasado alguna vez eso de pensar que hemos elegido mal. Pero desde el momento en el que te toca elegir, siempre intentas elegir lo que crees más conveniente. No sé, por las circunstancias, el momento que vives, las situaciones... Pero siempre los más conveniente en cada momento.
    Lo que sí es verdad es que tb entiendo que algunas veces pensamos que nos hemos equivocado cada vez que tocaba elegir. Tb te digo que eso son etapas de la vida, que van pasando, como todo. :)

    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Lo que yo creo es que nadie debe obligarte a hacer cosas que no quieras hacer, como también creo que seguir tus sueños es lo mejor que podes hacer, y es algo de lo que jamás te vas a arrepentir por más que el día de mañana te vaya muy mal en la vida ya que, después de todo, estás haciendo lo que te gusta.
    Pero te digo, que tal vez la carrera que elegiste por ahí no es tan fatal y cuando la estés estudiando te termina gustando y cuando, el día de mañana, cuando la ejersas, lo hagas por vocación y gusto, y no como una carga. Trata de ser positiva :) un beso enorme.

    ResponderEliminar
  9. me di otristeza u escrito :( pero a la vez me animo un beso gigante

    ResponderEliminar
  10. Creo que nadie podría haberse expresado mejor. Creo que te entiendo. O Quizá no llegue a entenderte del todo bien, pero sí te siento.
    Porque yo también tengo esa sensación de constante derrota por decisiones pasadas que nunca sabré si fueron o no las acertadas. Pero en fin, creo que lo que nos queda es seguir por ese camino o echarle huevos a la vida y buscarse uno totalmente diferente, empezando de cero, dejando todo atrás.

    Mucha suerte =)

    ResponderEliminar