jueves, 10 de mayo de 2012

Mi debilidad

Estás alterada, confusa. Tus gritos opacan por completo la música de fondo que ya se escucha menos que el silencio. Los platos vuelan por la habitación, teniéndolo a él como único receptor. La histeria abunda, la paciencia está ausente. Las lágrimas ruedan por tus mejillas, mientras que te arañas el rostro con desesperación.  Él está callado, no dice nada.  Sólo se limita a esquivar los proyectiles que atraviesan el aire en su dirección.

De pronto y sin previo aviso, atraviesa el ambiente con sólo tres zancadas, deteniéndose delante tuyo. Levanta tu rostro con suavidad, posando sus dedos debajo de tu barbilla. Y te planta un señor beso, así de la nada, como si toda tu violencia jamás le hubiese importado. 

Tu enojo queda olvidado, tu llanto termina por desaparecer en un tenue suspiro... Y te rindes. Lo quieres con tanta locura, que no puedes hacer otra cosa. Sabes que vale la pena dejar de lado todos los problemas, aunque sólo sea para volver a obtener un pequeño pedazo de ese paraíso. Por muy pequeño que sea.

4 comentarios:

  1. A veces me e preguntado que pensaran los hombres en esos momentos... Nos quedamos con el beso, asumiendo lo que podrían haber pensado para hacer lo que hicieron, pero, me gustaría saber, en realidad que pensaran... Linda entrada Rita... ñ_ñ

    ResponderEliminar
  2. Interesante entrada, un ejemplo hermoso de que el amor siempre triunfa :D
    Besitos

    ResponderEliminar
  3. Siempre con un pequeño beso, o caricia, calman toda la desesperación desatada. Es una magia que jamás podre controlar ni dejar de sentir.

    ResponderEliminar
  4. Y es que, para bien o para mal, nos ha sido otorgada esa tormentosa e inquietante capacidad para sentir en forma desproporcionada. Peor o mejor aún cuando se siente con otro que siente, que sufre y que ama, que nos obliga a necesitar del otro como ninguna otra especie... a buscar en compañía esa palabra inventada que llaman felicidad. Será que existe, será que es necesario obligarse a creer que así es...

    será que alguna cosa de lo que somos tenga un sentido real.

    ResponderEliminar