martes, 14 de febrero de 2012

Naranjas

Las naranjas no son perfectas. Si la cortas a la mitad, jamás obtendrás dos trozos iguales. Sin embargo, siempre serán complementarios. Sólo ellos dos serán capaces de conformar una pieza inseparable. Si pruebas con mitades de otras naranjas, ninguna encajará a la perfección. Quizás haya algunas similares, que puedan pasar por la verdadera mitad que complementa a la otra. Sin embargo, tarde o temprano, se sabrá que no es la correcta. 

Porque sólo hay una. Cada media naranja tiene otra que junto a ella forma el fruto entero. Pero ésta es única, no hay otra que pueda hacerlo de la misma forma que aquella que fue creada para complementarla. Si una mitad se duplicara, tampoco lograría compensar la estructura idónea de la naranja que conformaría con aquella que fue destinada para ser su compañera hasta que la muerte las separe. 

Ninguna media naranja será perfecta, siempre tendrá sus irregularidades, sus defectos. No obstante, la unión con la mitad que la complementa siempre lo será. Porque fueron creadas para estar juntas. Sólo hay que saber encontrarla.


3 comentarios:

  1. ¿Y si al cortarla alguien exprime una de las mitades de forma que nunca vuelven a coincidir? ¿Y si la mitad exprimida y su complementaria están obligadas a no coincidir con ninguna otra mitad pero tampoco pueden encajar?
    Me ha rayado tu entrada. Mucho.

    ResponderEliminar
  2. Lo curioso es, sin embargo, que a pesar de haber sido creadas para una irreemplazable mitad con la que coincide a modo perfecto... ha sido irremediablemente separada de su complemento único. Bien valdría abogar por otro nuevo intento del destino en torno a la enrevesada tarea de convertir nuestras vidas en un escabroso e insoportable camino. Lo cierto es que respecto a este punto es menester reconocer la astucia contradictoria de su argucia tenebrosa.

    Después de todo, nada parece tan sombrío cuando aquella mitad arrebatada de las entrañas se empeña en mantenerse extraviada.

    ResponderEliminar
  3. No creo que seamos medias naranjas de nadie, creo que en la vida te cruzas con personas complementarias y ademas no para siempre sino por un determinado momento, nada es para siempre. Un besazo.

    ResponderEliminar