jueves, 8 de diciembre de 2011

Beware motherfuckers!


Como aproximadamente una o dos veces por año me sucede, hoy no tengo ganas de entrar en la monotona filosofía. Cuando era más pequeña, solía sucederme muy a menudo. Mis monólogos eran conocidos por ser completamente carentes de sentido, pero muy divertidos. Luego, me fui volviendo paulatinamente más aburrida, hasta quedar sumergida en una especie de nebulosa mística que a pocos divertía, pero a muchos desesperaba. Hoy tengo ganas de salir un poco de ella.

¿De qué voy a hablar? No tengo la más mínima idea, pero sí sé que no quiero ponerme trágica, romántica ni pesimista. El hecho de que pocas personas vayan a leer esto, me incita a escribir toda clase de barbaridades. Sin embargo, haré uso del poco juicio que me queda y no emitiré comentarios despectivos hacia nadie... Por ahora. 

No hay nada más asqueroso que estudiar algo sabiendo que no vas a aprobarlo. O bueno, en realidad sí que existe la posibilidad de aprobar, pero es tan remota y deprimente, que una se termina condicionando a pasarse el estudio por el sitio que peor huele y hacer otras cosas. Como escribir esto, sí. Ya puede verse el frondoso sentido del compromiso que tengo para con mi querida Biología. Porque me gusta, y mucho. Pero me satura el cerebro tener que leer tanto. Y ya de por sí lo tengo bastante atiborrado con cositas de por aquí y de por allá como para que vengan las células a perseguirme para que recuerde todas sus organelas. ¡Si ni siquiera puedo verlas! Hubiese sido más interesante si la unidad básica de los seres vivos hubiese sido más grande, algo así como una versión biológica de la Caja Vengadora de Cindor. Al menos, así hubiese resultado entretenido decirle a los niños... ¡Woah, no hagas eso porque la Célula vendrá a comerte! ¡A ella le gustan las proteínas y tú tienes muchas! ¡GROAAARRRGGHHH!

Pero no. La célula es una porquería pequeñita y aburrida. Pero no les digan nada, que ya veo que vienen esta noche en una auténtica revolución celular a comerme. Porque... ¿Quién no querría probar esta delicios... Bueno, sí, me estoy yendo algo por las ramas. Jamás comprenderé por qué hay ciertas frases pre-armadas que son tan populares y a la vez incorrectas. Tan fácil como decir "estoy desvariando", pero no. Hay que hacer alarde de un vocabulario complejo y decir cosas como "me voy por las ramas" o "navego mares inexplorados". Yo, con lo torpe que soy, creo que si literalmente me fuera por las ramas -además de tener un grave complejo de mono- me caería y me quebraría unos cuantos huesos.

Así que, como no quiero terminar en el hospital por andar haciendo piruetas por los árboles, me callo -bah, a mis manos- ahora mismo y me voy a hacer cosas aparentemente útiles que al final se descubrirá que no me sirvieron absolutamente para nada.

9 comentarios:

  1. " ¡Woah, no hagas eso porque la Célula vendrá a comerte! ¡A ella le gustan las proteínas y tú tienes muchas! ¡GROAAARRRGGHHH!"

    DIOS JJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAAJAJAJAJJAJAAJ


    Dios xDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD Agus, deberías publicar tu diario. Yo lo compraría, claro que sí. Me has sacado muchas sonrisas.

    Al carajo, no te voy a decir aquí ningún (supuesto) comentario "crítico". Me ha gustado bastante xDDDDDDDDD Y yo debería estar estudiando también, que moriré con matemáticas.

    Vamos, yo de a única forma que estudio es caminando, saltando y hablando conmigo misma, que sino, no capto y me duermo. Tal vez podrías estudiar con tu sobrinita y decirle eso de las células, que con eso, seguro Citología, o bueno, Biología será pan comido.

    ResponderEliminar
  2. Tu Amor platónico desde lo más oscuro de tu cuarto12 de diciembre de 2011, 11:29

    Lo hago solo porque quiero vida social - forever alone -

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado completamente *OOOOOOOOOOOOOOOOOOO* Es tan gracioso *----* Deberías hacer mas entradas como esta *w*

    ResponderEliminar
  4. Chule, cuando era pequeña y la gente leía mi diario íntimo (que no lo era tanto) creía que estaba completamente demente y me decía lo mismo. Yay!

    Gracias, honey, yo también te quiero. Y a ti también, Kaelo, pero no voy a fuckearte.

    ResponderEliminar
  5. ¡Me encanta! ¡Me he pasado por tu blog a ver que tal... te sigo! Miles de besitos desde:
    http://quieresentrarenmidiario.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Eri. Ya te estaré chusmeando yo también.

    ResponderEliminar
  7. Muy linda la nota, es cierto que el estudio, a veces, nos harta a todos. Y es difícil estudiar, incluso, aunque sea tu materia favorita. Por eso, Agus, ¡yo te comprendo!

    ResponderEliminar
  8. Esa espontaneidad monstruosa que lucha por escapar de ti misma una o dos veces por año, ruego que no la reprimas nunca. Después de todo... la nota dulce constituye una necesidad imprescindible para nuestro organismo. La filosofía y la penumbra es nuestra, ¿y acaso por eso no podría también serlo el impulso temerario tuyo de interponer una mirada dispar en cuanto a todo lo que nos concierne?

    Bruto talento soberbio es este con el que cuentas para huir del catedrático conocimiento y reducirlo a una silueta caricaturizada; casi pulverizada. ¿No consideras curiosa aquella aberración desmesurada que a ratos nos posee en cuanto a algo que nos apasiona? Nuestras células son más inteligentes de lo que creemos cuando se trata de apartarnos de aquello que, como una sabiduría cualquiera, es capaz de ocasionar en nosotros un daño irreparable.

    ResponderEliminar
  9. Gracias por la comprensión, Vale. Es agradable leer tus palabras por acá.

    Ay, Cami, si yo había logrado escapar de mí misma, volviste a atraparte con tus palabras sofisticadas. Sin duda, tu vocabulario es sublime.

    ResponderEliminar