domingo, 10 de julio de 2011

Nightmare



 Perder la mirada, distraídamente,
perderla y que nunca la vuelva a encontrar:
y, figura erguida, entre cielo y playa,
sentirme el olvido perenne del mar.



Alfonsina Storni.


2 comentarios:

  1. Somos olvido, no hay como cambiarlo. De todo, de todos. Una sombra difusa que empaña un instante diminuto del tiempo interminable, justamente porque perdemos la mirada, con ella el rumbo... y se va perdiendo también el interés por mantener infatigable un recuerdo que de cada uno perdure.

    Tristes son el hombre y la mujer que hablan sin sentido...

    ... pero ya en este viaje me has ayudado corroborar en repetidas ocasiones que esa y no otra, es la premisa que nos sostiene.

    En todo caso, pido las disculpas pertinentes.

    ResponderEliminar
  2. Es errado pedir disculpas, cuando no hay qué perdonar.

    ResponderEliminar