martes, 23 de septiembre de 2008

El egoísmo

¿Acaso buscar mi propia felicidad es ser egoísta?
- No.
¿Anteponerla a la de otros lo es?
- Si.
¿Pero él no es egoísta al ser feliz y no importarle mi felicidad?
- No.
¿Por qué?
- Porque él no sabe que estás triste.
Y si lo supiera, ¿lo sería?
- Tampoco, le arrebataste su felicidad para construir la tuya.
Pero él era feliz conmigo.
- ¿Cómo lo sabes?
Sonreía.
- ¿Por ti?
Si, por mí, sólo por mí.
- ¿Entonces por qué te dejó por otra?
Porque no fui quien de verdad era.
- ¿Segura? ¿No la querría más a ella?
Si, pero si yo le hubiera mostrado quien era, en realidad todavía estaría conmigo.
- ¿Y cómo sabes que esa no eras tú?
Simplemente lo sé, porque yo no reacciono así.
- ¿Esa es tu excusa?
No.
- ¿Entonces?
Yo soy así, pero también puedo ser diferente.
- ¿Y lo fuiste con él?
No.
- ¿Lo culpas entonces?
No. Pero si tuviera otra oportunidad tal vez cambiaría de opinión
- ¿Y dejarías que él la dejara y ella sufriera como tú ahora?
Si.
- Egoísmo.
El de ella también.
- No mires a los demás, tú eres egoísta, no importa como sea ella.
Pero yo quiero ser feliz.
- Puedes serlo, si de verdad lo amas y él es feliz con ella, debe bastarte para ser feliz.
No puedo.
- ¿Porqué?
Porque quiero que esté conmigo
- ¿Y eso no es ser egoísta?
No. O tal vez sí. Entonces quiero morir, olvidar y ser feliz.
- Seguirías siendo egoísta.
¿Por qué? No estoy perjudicando su felicidad.
- Pero a otras personas si.
¿Y a mí que me importan los demás? Solo me importa él.
- Mucho.
No, eso es mentira, solo lo amo a él. El resto del mundo no significa nada para mí, ni siquiera yo.
- Entonces, ¿porque sigues viva?
Porque soy egoísta.


2 comentarios:

  1. Abrumadora es la claridad con que puedes enfrentar una determinada situación, y admirable el manejo colosal que tienes para dialogar contigo misma. Una facultad a la que algunos escapamos con cobardía. Otra magnífica e irrefutable muestra de tu genialidad.

    No diré que no eres egoísta. Al final, ¿quién no lo es en cierta medida? Pero me atrevo a suponer que eres menos egoísta de lo que crees. Y es que si en algo muchos somos expertos, es para las hipérboles auto-destructivas

    ResponderEliminar
  2. Abrumadora es la depresión que aflora en mi alma en los momentos más decadentes. Todo lo que puedo decir.

    ResponderEliminar