viernes, 9 de mayo de 2008

Quiero

Quiero tantas pero tantas cosas
que no sabría por cuál empezar,
unas cuantas te conciernen
y aquí las voy a enunciar.

Quiero conocerte un día
y salir por el barrio a caminar,
charlar de mil cosas diferentes
sin un rato descansar.

Quiero darte un abrazo gordo
de esos que duelen te quiero dar,
hasta que vos me hagas cosquillas
y yo te tenga que soltar.

Quiero que no nos digan nada
y que tranquilos podamos hablar,
que lo dicho, entre nosotros quede,
a nadie le tiene que importar.

Quiero quererte tranquila
sin que nadie me diga como actuar,
vivir en un mundo de colores
con montañas, sierras, bosque y mar.


2 comentarios:

  1. Querer es poder, dicen. Nunca me pareció muy cierto; nunca me pareció tan falso.

    ¿De qué, de quién depende el salto de uno a otro lado? Tal vez, como en tantas otras cosas, consiste en un poco de todo. Tanto que queremos todos, ¿cuánto se sacrifica al final por cada anhelo? Una vez más demuestra el hombre su manía turbia por lo que carece de lógica.

    ResponderEliminar
  2. Un ser ilógicamente lógico, eso tienes delante de tus ojos. O lógicamente ilógico. No sé qué concepto se podría ajustar mejor a mi persona.

    Yo quiero, todos quieren. Pero si esos deseos no coinciden, lo único que terminas pudiendo es lograr algo que no quieres. Extraño, sin sentido, pero cierto. Creo que después de todo, no es tan carente de lógica.

    ResponderEliminar