domingo, 3 de febrero de 2008

Dueño de mi corazón

Observar nuevamente el bello amanecer
volver a internarme en ese sueño,
en aquel hermoso lugar
que de mi corazón es dueño.

Atravesar los campos de girasoles
que rápidamente van cambiando de color,
cuando esa traviesa franja
los va acariciando con amor.

Ver las sombras de las sierras
que desde lo lejos me están llamando,
como toman cada vez más color
a medida que me voy acercando.

Elevarme en cada pequeña sierra
y admirar el impactante paisaje colorido,
que recorriéndolo por sinuosos caminos
espero que me lleve al olvido.

Volver a observar los atardeceres,
vivir cada minuto de este sueño,
en aquel hermoso lugar
que de mi corazón es dueño.


4 comentarios:

  1. ¿Y qué es cierto? ¿El sueño de una vida o la vida de un sueño? Tal vez lo sean ambas, tal vez ninguna. Probablemente no has planeado confundirme con tus palabras, pero lo has logrado, ciertamente.

    Porque así como hay sueños en nuestras vidas y vidas en nuestros sueños, la vida es pesadilla y la pesadilla es sueño...

    Y si la vida es sueño, y el sueño pesadilla, o la pesadilla vida... ¿hay escapatoria de la pesadilla al sueño? Tal vez la hay, tal vez es ilusión. Tal vez todo es otro invento en la búsqueda de alguna razón... del dueño de nuestro corazón.

    ResponderEliminar
  2. Pues no, es tan simple como una mera descripción de mi lugar favorito. Mi poesía es bastante llana, a decir verdad.

    Podría estar hablando horas de sueños y pesadillas, de ficción y realidad. Pero no lo haré. Me ha encantado tu última frase -más que el resto, que también me ha gustado-. Una vez me enseñaron algo muy sabio:

    Los hombres son dueños de sus sueños. Las marionetas, esclavas del destino. ¿Qué eres tú, querida?

    ResponderEliminar
  3. Marioneta siempre, corazón. Hasta que espabile lo suficiente para animarme a soñar. Hasta que al fin suceda que acabe el trance. Hasta que algo pase, hasta que algo haga. Esperaré en vela.

    ResponderEliminar
  4. Sería hora de que espabilaras. La vida te espera.

    ResponderEliminar